Perspectiva

Lina hace gala de una tristeza perpetua. Su mirada apagada y la boca siempre arqueada hacia abajo, como si fuera a romper a llorar en cualquier momento, revelan una existencia sin duda insatisfactoria de la que daría cualquier cosa por liberarse. La oportunidad se presenta cuando descubre aquella vieja cornucopia. «Lo singular es la leyenda —explica el vendedor—. Si a medianoche alguien se ubica ante el espejo con una vela encendida y lo desea con el fervor necesario, se abre un portal a través del cual la persona y su reflejo intercambian lugares en sus respectivos universos». Consciente de lo insólito de la historia pero arrastrada por la desesperación, Lina adquiere la pieza y ejecuta el ritual con la esperanza de poder escapar.

Por la mañana, todo es distinto. La mujer contempla el reflejo complacida con su propia imagen y tarareando una canción. Está dispuesta a afrontar el día con optimismo. Mientras tanto, desde el interior del espejo y con la mirada triste, Lina observa a su doble y fantasea con que aparezca con una vela a medianoche.

 

perspectiva

Anuncios

Inexistencialismo

El hombre conjeturado existe únicamente como resultado del juicio que a partir de diversos indicios forman otros hombres de él. Tomemos por ejemplo el individuo que pide en la esquina por la que pasamos cada día al ir a trabajar. Supongamos que le damos un paquete de arroz y lo rechaza. En ese instante nuestro veredicto modifica su identidad, pasando a ser una persona desagradecida o un farsante. Pero lo realmente destacable es que al no verlo en la misma esquina cuando volvemos a casa el hombre conjeturado deje de existir. Las distintas corrientes filosóficas difieren en sus interpretaciones acerca de cómo es posible poseer la cualidad de inexistente y ser un farsante al mismo tiempo. Que se pueda hablar de un “yo” referido a este sujeto es todavía objeto de estudio. Por ahora, la única verdad incontestable es que vivir sin gas o electricidad hace difícil calentarse o cocinar un arroz.

 

inexistencialismo

Artes circenses

Los hermanos Kulibali somos expertos en acrobacias, nuestro talento es incuestionable. Si subir los seis metros de altura ya es un prodigio de agilidad, mantener el equilibrio allá en lo alto durante tanto tiempo proporciona momentos de enorme intensidad dramática. Todo el mundo puede comprobar que no hay truco, lo importante es tener convicción, si te lo piensas mucho ni lo intentas. Antes éramos cuatro, ahora solo quedamos dos. Es necesaria una gran disciplina mental para no capitular después de ver a otros caer de la valla tras dejarse la carne en las cuchillas. Sin embargo, siempre cerramos los ojos, apretamos los dientes y volvemos a intentarlo. Nadie nos va a dar otra solución. Como dicen en el circo, el espectáculo debe continuar.

Seleccionado entre los finalistas del VI Concurso Purorrelato de Casa África para formar parte de la publicación digital.

 

artes-circenses

Los reprochadores

Hay quien siempre juzga de un modo inclemente las acciones de otras personas, aún a sabiendas de que no hay nada que censurar. Señalan aquella mota de polvo en una grifería que brilla como un espejo o con la excusa de haberlos probado mejores, desaprueban un plato suculento. Mi familia, por el contrario, acepta las cosas tal como vienen. Mamá tolera los reproches resignada, unos están arriba y otros abajo, murmura a menudo. Mi padre se consuela diciendo que en realidad esa gente critica en los demás lo que no les gusta de sí mismos. Entonces me acuerdo de cuando la señora regañó a mi hermano al intentar coger una prenda del tendedero. El pobre me vino llorando porque ansiaba taparse para evitar las burlas por su pie fantasma. Aunque respeto mucho a papá, me cuesta creer que la señora también tenga un enorme vacío en la pierna más allá de la rodilla.

 

los-reprochadores

Diferencias de criterio

Es cierto que desde que me lo dijo no ha conseguido articular palabra. Incluso reconozco que el charco de sangre y ese cuerpo repleto de agujeros de bala refuerzan su argumento. Con todo, no voy a rematarlo como me pide, eso de que es un muerto en vida son pamplinas. Me niego a aceptarlo sin consensuar una definición de lo que consideramos zombi, aunque lo use en sentido figurado. Dejaré que se desangre hasta morir como es debido. A ver si entonces sigue diciendo lo mismo.

 

diferencias-de-criterio

Ecos

Encuentra al muchacho profundamente dormido en el sofá del salón. El atuendo, los utensilios y esa bolsa de la que sobresalen algunos objetos que deberían estar sobre la chimenea, hacen evidente que ha entrado en la casa para robar. Se siente incapaz de decirle nada, no hay duda de que es un principiante. Al cabo de un rato, el joven entra en la cocina mientras la mujer hace el desayuno. Es inquieto y da buena conversación, simpatizan enseguida. Le ofrece quedarse unos días si no tiene otro sitio. Los días acaban convirtiéndose en semanas en las que ella agradece la compañía. Así y todo, nunca llega a olvidar el incidente, y con el paso del tiempo se obsesiona con la duda. La cosa es que jamás logrará confiar del todo en él, lo sabe muy bien. Esta noche abrirá el cajón donde esconde la ganzúa y saldrá a la calle dispuesta a encontrar un nuevo hogar.

 

ecos

El don de la vida

El hombre maneja cada títere con maestría. Los hace caminar, saltar y bailar, pero sobre todo, él es la voz tras aquella marea de palabras cautivadoras que fabrican sonrisas y conmueven al mismo tiempo. Entre aplausos se oye comentar que humaniza a los objetos. Los hace tan convincentes que parecen seres reales, murmuran los espectadores. No es este el secreto del artista. Sentado en el camerino espera a que sus marionetas formulen ese hechizo que le resucitará para la próxima función. Como si de verdad tuviera vida propia.

 

el-don-de-la-vida